• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

Consejos para una gestión eficiente de los Social Media

Posted by Fanquimista on 25-ago-2011 11:04:08

No hay que engañarse. Lo que llamamos Social Media exige estar pendiente de las redes sociales y algunos blogs (el o los nuestros y los que seguimos). Pero no sólo estar pendiente. Por la propia definición del concepto, que supone un diálogo interactivo, hay que generar actividad, contenido y comentarios, responder (a veces, es inevitable), enlazar, compartir. Desde luego, todo lo anterior es inevitable si hablamos de la gestión para una empresa.

En fin, ocuparse de las redes sociales lleva su tiempo y eso puede ser un grave lastre para la productividad de las otras tareas de las que también (¡qué remedio!) hay que ocuparse durante la jornada laboral. Y, a veces, fuera de ella. Por lo general, gestionar las redes sociales es una actividad que hay que compatibilizar con muchas otras.

Llega el final de la jornada y, si tuviéramos a un entrenador personal pendiente del tiempo que pasamos en cada tarea, tal vez nos llevaríamos una sorpresa al saber que hemos pasado la mayor parte del tiempo comprobando si nos han respondido a esa frase tan ingeniosa que hemos publicado en Twitter o si hay comentarios a ese enlace tan interesante que hemos compartido en Facebook a las nueve de la mañana. Y, encima, nadie ha comentado. ¡Si era interesantísimo!

Así, llega el día en el que nos preguntamos qué hacer para que la productividad en nuestro trabajo no se vea gravemente afectada por ocuparnos de los Social Media. En el blog Sysomos ofrecen algunos métodos más o menos radicales:

  1. Apagar cualquier dispositivo electrónico a nuestro alcance. No es fácil. Pueden entrarnos llamadas importantes, incluso urgentes, al móvil. Y el ordenador, en la mayoría de los casos, es indispensable para el trabajo. Es una solución extrema pero eficiente: no abrir en ningún caso Twitter, Facebook, YouTube o el lector de RSS. Seguro que sufriremos una especie de mono, pero con voluntad se puede superar.
  2. Establecer breves periodos de tiempo para ocuparnos de las redes sociales. Es una opción que requiere disciplina durante los primeros días, pero, una vez integrada en la rutina diaria, se convierte en un método efectivo y duradero sin necesidad de una férrea voluntad. Por ejemplo, se pueden reservar 30 minutos por la mañana, otros 30 a la hora de comer y otros 30 más al final del día. Una hora y media da para mucho.
  3. Menos es más. Elegir los servicios que realmente sirven para algo y concentrar nuestros esfuerzos en ésos, descartando las redes sociales que no aportan clientes, ni beneficios de ningún tipo.
  4. Analizar nuestro comportamiento y los resultados que se consiguen. ¿Hemos conseguido más clientes, más tráfico hacia nuestra web, hacia el blog de la empresa o más fans en nuestra página de Facebook, nos han invitado a alguna conferencia, hemos sido un trending topic en Twitter? En definitiva, ¿hemos conseguido los objetivos marcados al principio del día o de la semana?
  5. A la hora de publicar contenido, valorar si sería de utilidad una herramienta multiplaforma como Tweetdeck o HootSuite, que permiten publicar en varias redes escribiendo una sola vez.

El objetivo final: menos tiempo en las redes sociales y más eficiencia en la consecución de objetivos. A no ser que no nos apetezca trabajar y, entonces, ¿compruebo mi Twitter?

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción