• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

Compartir información es algo muy humano

Posted by Fanquimista on 31-oct-2011 10:30:04

Decides abrir un blog para tu empresa. Te has informado, preguntando a gente más o menos profesional, o te ha convencido tu cuñado. Es lo mismo. El caso es que decides en qué plataforma abrir el blog (en la tradicional blogger o en tumblr, que te han dicho que es más cool) y comienzas a generar contenidos. Te han dicho que es bueno ser constante y tener paciencia. Escribes habitualmente contenido que tú crees que interesará a los clientes de tu negocio, a tus colegas en el sector, pero pasan los meses y no detectas que aumenten las visitas. ¿Es que sólo me leen amigos y familiares?, comienzas a preguntarte.

Entonces decides que lo que hace falta para triunfar en las redes sociales es estar en Facebook. ¡A quién se le ocurre comenzar una estrategia de social media sin abrir una fanpage en Facebook!, te espeta tu cuñado. Te pones a ello. Construyes un bonito diseño, incluyes alguna aplicación que tú consideras muy útil para tus seguidores. Pero el número de éstos se estanca. Tu mujer, tu cuñado (el que te convenció para que empezaras todo esto) y un amigo despistado de tu hijo pequeño son todos tus seguidores en la red social. Y, encima, además de pocos y conocidos, tus seguidores son inactivos: nunca comparten nada, nunca comentan...

¡Si estás generando buen contenido! De eso estás seguro. ¿Qué ocurre? A ti te encantaría leer lo que escribes. Pero, ¿y a los clientes potenciales de tu empresa? Para saber qué contenidos generar, primero se debe conocer a los lectores. Como es imposible conocer a tus seguidores y, además, pueden ser muy diferentes entre sí, lo mejor es saber por qué el ser humano siempre ha compartido información. En la web Alto Nivel dan algunas claves del comportamiento online que, de un modo u otro, puede ser aplicado también a la vida real, intentando responder a la pregunta de por qué la gente comparte contenido. Sociología básica que puede ayudar a lograr el éxito en cualquier red social.

Viejas costumbres, nuevas tecnologías

Lo de compartir información no es algo nuevo. Lo que ahora compartimos con un clic en el botón "Me gusta", antes lo hacíamos por teléfono, mucho antes lo hacíamos cuando nos encontrábamos en los mercados o en las plazas, y millones de años antes lo hacíamos reunidos alrededor del fuego. Ahora nos reunimos alrededor de Internet. Si hace unos años los políticos, cuando se encontraban en campaña, siempre hacían un hueco para visitar los mercados y hablar con señoras que estaban haciendo la compra, ahora están en las redes sociales. Lo único que no ha cambiado es la poco confianza que inspiran.

Se comparte información porque se quiere transmitir cultura, conocimientos de generación en generación, para que la humanidad progrese. Y también por diversión. En las redes sociales, como en la vida real, damos más crédito a un familiar, a un conocido o a un experto, que a un desconocido. Si la credibilidad en el mensaje es alta, lo compartimos. ¿Por qué? Por varias razones:

  • Para mantener una red de contactos, el hombre es un ser social, en Internet mantenemos contacto, en primer lugar, con personas que conocemos en la vida real.
  • Para procesar información. Al compartir, entendemos y recordamos mejor la información. Esto se aprende desde pequeños. Según algunos estudios, recordamos los momentos de nuestra niñez que relatábamos a otros.
  • Aportar valor. Aquí hay cierta parte de altruismo, pues se pretende que la gente que te importa aumente sus conocimientos, pensando que así será más feliz o, al menos, la vida le será más fácil. Guardar información útil es algo mezquino.
  • Marcar la propia personalidad. Lo que compartimos nos define. Así se construye una reputación.
  • Contribuir con causas sociales o personales. Sería un paso más que el punto anterior. No sólo creamos nuestra reputación, sino que esperamos que ésta sea buena. Si es lo que queremos. Tal vez prefiramos tener mala reputación. Allá cada cual.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción