• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

Lo que no es un community manager

Posted by David Sanz Frías on 02-dic-2011 11:15:30

Se habla a menudo de lo que supone ser un community manager o responsable de comunidad, de sus funciones en la empresa, de las habilidades que debe tener para desempeñar su cargo, de las tareas que le corresponden. El caso es que no es nada fácil (por mucho que ahora cualquiera crea que puede desempeñar el puesto). Y no es fácil, sobre todo, por la cantidad de tareas de las que debe responsabilizarse, la multitud de pequeños aspectos que tiene que tener en cuenta al enfrentarse cada día a su trabajo.

Por eso, por ese abanico múltiple de funciones que tiene un community manager, quizá sea mejor aproximarse a las características del puesto analizando lo que no es ser un community manager o responsable de comunidad. Descartando lo que no es, estaremos más cerca de saber lo que es.

Alguien que comenta sin freno

Para un community manager, ya lo hemos dicho varias veces y no nos cansaremos de repetirlo, es más importante escuchar que hablar. Una persona que se dedica a escribir comentarios en todas las redes sociales y sobre cualquier asunto (sepa de ello o no) no es una persona idónea para el puesto. Quien dice escribir comentarios, dice pulsar al "Me gusta" o seguir a cualquier persona en Twitter.

En cambio, es importante que lo que escriba esté, primero, correctamente escrito (si la ortografía no es tu fuerte, búscate otro trabajo) y, además, que sea de interés. También es esencial que sepa encauzar las conversaciones de las redes, pero sin imponer su voz.

Alguien que busca muchos seguidores

Conseguir un millón de seguidores en las redes sociales no es un triunfo. Al menos, no lo es en el caso de una empresa. No importa la cantidad, sino la calidad. Se trata de tener seguidores que realmente aprecien la marca y, a poder ser, activos. Casi se podría decir que se trata de conseguir seguidores inteligentes, aclarando que esa inteligencia no tiene por qué ser específicamente intelectual, la que miden los test. (¿Se podría comenzar a hablar de una inteligencia 2.0?)

Alguien que sólo acepta a los fans incondicionales

En el lado opuesto del caso anterior, nos encontramos con personas "muy simpáticas" que se relacionan sin ningún problema en las redes sociales siempre que sus interlocutores sean seguidores acérrimos de la marca. El problema llega cuando tiene que enfrentarse a una crisis ocurrida en la relación empresa-cliente (a menudo por una metedura de pata del departamento de márketing, es decir, que tendrá que dar la cara por otros) o responder a seguidores críticos (sin que dejen de ser fieles, ojo). En esos casos extremos, el simpático community manager se queda sin palabras, paralizado por la presión, los comentarios negativos y, a menudo, por desgracia, insultantes.

Por otro lado, no hay que olvidar que este puesto exige, sobre todo, en empresas de un cierto tamaño, no sólo la comunicación hacia el exterior, hacia los clientes, sino también la comunicación dentro de la empresa, hacia los empleados, con los diferentes departamentos corporativos.

Alguien que trabaja solo

Si piensas que puedes encargarte de la gestión de la comunidad de una empresa desde tu casa, accediendo a las cuentas de Facebook, Twitter y LinkedIn, mejor busca otro trabajo. Un buen community manager debe ser capaz de encontrar líderes, tanto dentro como fuera de la empresa, que le ayuden a desarrollar la estrategia en las redes sociales. Por otro lado, debe convertirse en un puente entre los clientes y la empresa y eso exige, en muchas ocasiones, tratar con compañeros de otros departamentos en la "vida real".

Alguien que quiere un horario de trabajo fijo

Un responsable de comunidad no tiene horarios. Puede ser necesario trabajar los fines de semana y a horas intempestivas. Si quieres un horario de oficina de lunes a viernes, no es un trabajo para ti.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción