• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

El márketing social es una enorme reunión de Tupperware

Posted by Fanquimista on 07-dic-2011 8:38:14

¿Cuándo comenzó el márketing? El término aparece en el ámbito académico a principios del siglo XX. La Universidad de Pennsylvania, en 1905, ofrece un curso titulado "Marketing de Productos". Desde entonces el márketing ha evolucionado, pero, en su esencia, sigue teniendo el mismo objetivo: concebir, promocionar y distribuir los productos y servicios que satisfagan o estimulen al cliente y supongan, al mismo tiempo, un beneficio para la empresa.

Lo que sí ha ido cambiando con el tiempo es la forma de desarrollar el márketing, que ha ido evolucionando a la par que los medio de comunicación. En la primera época, la importancia se encontraba en la radio y la prensa, cuando no en el boca a boca, en las reuniones de amas de casa que hablaban de las excelencias de los tupperwares. En los años cuarenta se patentó el plástico de los tápers y se comenzó su promoción con reuniones en casas. Tanto éxito tuvieron esas reuniones que hemos desterrado para siempre las palabras tartera y fiambrera de nuestro idioma. Después, el márketing se adaptó a que en cada hogar hubiera, al menos, un televisor.

Pero ahora estamos asistiendo a la mayor revolución en el sector. Una vuelta a las reuniones de los tápers sin que sea necesario estar en la misma habitación. El concepto es tan revolucionario que asusta a muchos empresarios. Sin embargo, como decimos, es lo mismo de siempre... aunque es algo totalmente distinto. Qué lío.

Hay ciertas claves del márketing que siempre estarán presentes en cualquier estrategia, en las que se elaboraban en el siglo pasado y en las actuales de social márketing: el conocimiento del sector, de la propia empresa y de lo que demandan los clientes. En los tres aspectos, las redes sociales nos pueden ayudar, pero en el último de ellos, en el trato y conocimiento de los clientes y de los posibles clientes, es donde los medios sociales marcan la diferencia, donde la revolución es más patente.

Y todo ello, al alcance de cualquiera, desde las multinacionales a las tiendas de barrio, desde los negocios más tradicionales a una tienda de comercio online. El tamaño de la empresa o el presupuesto del departamento de márketing y publicidad no es un factor diferenciador. Al menos, no tanto como cuando no existían las redes sociales. La diferencia la marca la originalidad de las propuestas y la imaginación y la profesionalidad de los responsables de lanzar la estrategia y gestionarla.

En el caso de una nueva empresa es fundamental conocer la opinión de sus clientes cuanto antes y de una manera lo más fiable posible. ¿Cómo? A través de las redes sociales. En el caso de las empresas "de toda la vida", en un mundo tan competitivo como el actual, no se pueden permitir el lujo de no renovarse si fuera necesario, de perder clientes paulatinamente hasta la debacle total. ¿Cómo evitar la catástrofe? A través de las redes sociales.

En ambos casos y en cualquier otro, se trata de lo mismo: recoger información para actuar en consecuencia. Usando las redes sociales de manera adecuada, una empresa se puede ahorrar los costes de caros (y no del todo fiables, os lo aseguro: he presenciado o participado en unos cuantos) estudios de márketing o de una gran red de comerciales. Se ahorran costes y se aumenta la eficiencia en la promoción.

Preguntar, contestar, generar contenidos, crear foros de debate, organizar concursos, ofrecer premios, promocionar eventos en "el mundo real"; Facebook, Twitter, Foursquare, Tuenti, LinkedIn, Blogs; fotos, vídeos, música, audio; geolocalización, Facebook Places, Google Maps... la revolución está en marcha. Puedes participar o quedarte al margen. Tantas posibilidades abruman, es verdad. Pero no se puede dejar escapar la oportunidad.

Según uno de los gurús del márketing, Philip Kotler, el márketing tal como lo conocemos, está acabado; tiene que evolucionar hacia algo más acorde con nuestro tiempo, teniendo en cuanta la inmediatez de la información y la segmentación total del mercado.

Una curiosidad: la página de Tupperware en Egipto tiene casi 80.000 seguidores.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción