• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

La parte social de las redes corporativas

Posted by Fanquimista on 19-dic-2011 10:31:43

A estas alturas, todo el mundo debería saber que para lograr el éxito en los medios sociales hay que generar contenido interesante. Es uno de los requisitos clave, si bien, no el único. Un paso más es, no sólo que el contenido sea útil, de calidad, original, sino también que sea compartido por quien lo lee, se llamen fans, seguidores, clientes, usuarios o como sea.

Al fin y al cabo, los social media no dejan de ser eso, un medio de comunicación y, por tanto, deben buscar repercusión, aumentar su audiencia, atraer a más lectores. En fin, como cualquier periódico, emisora de radio o programa de televisión. Sólo que la red social corporativa cuenta con una ventaja: los usuarios que se acerquen lo harán por propia voluntad, ya que estarán buscando lo que esa empresa ofrece. Es decir, que si la empresa es una fábrica de papel burbuja, los que entren a sus redes sociales estarán de una u otra forma interesados en el papel burbuja.

Así, generar contenido de interés puede ser relativamente sencillo (siempre que tengamos muy en cuenta el tipo de público objetivo al que nos dirigimos). Pero hay que tratar de dar el mencionado siguiente paso: que ese público comparta nuestro contenido, la parte social del asunto.
A todos nos llegan fotos, comentarios, enlaces a páginas, etc., de nuestros contactos. Algunos de estos elementos los reenviamos a su vez a nuestros amigos, mientras que otros pasan desapercibidos y mueren en el limbo del olvido cibernético. A la larga, y ahora hablo de las relaciones personales, no de las corporativas o de márketing, todos dividimos a nuestros contactos entre los que envían contenido interesante y los que envían mensajes que no nos interesan lo más mínimo. Estos últimos se ganan una reputación de “no hay que perder el tiempo leyendo lo que mandan”. Es muy difícil cambiar esa reputación. Si consideramos a un amigo casi un emisor de spam (pienso en los que reenvían presentaciones estúpidas sin ningún interés que llenan nuestro buzón de correo), lo será para siempre, aunque cambie su comportamiento. Una vez ganada una reputación es muy difícil cambiarla. Si hay algo que cuesta en esta vida es dar una segunda oportunidad a los que generan contenido poco interesante. En cambio, si alguien que genera buen contenido comienza a flaquear, cuesta poco hacer un clic para dejar de seguirlo en Twitter o borrarlo de nuestra lista de contactos.

En definitiva, el objetivo debe ser que nuestros seguidores esperen nuestros contenidos para que los reenvíen. Márketing viral. Echemos un vistazo a cuatro consejos que dan a este respecto en el blog Top Rank en un artículo que comienza con un dato demoledor:  un estudio que señala que el 55% de los usuarios de Facebook hacen clic en el "Me gusta" de la empresa, pero, luego, no leen ni uno solo de los post de la fanpage.

Botones sociales

Colocar en la web y en el blog de la empresa esos botones que permiten compartir los contenidos en las redes sociales es facilitar las cosas al lector. Un estudio elaborado por BrightEdge y que analizó la procedencia de cuatro millones de tweets, concluyó que las páginas que ofrecían estos botones conseguían siete veces más menciones que las que no los tenían.

Saber qué y cómo comparten nuestros seguidores

Se ha repetido hasta la saciedad... y lo seguiremos haciendo. Conoce a tus seguidores y escribe para ellos. Estudia qué es lo que comparten y cómo lo hacen. En este sentido, los círculos de Google+ facilitan el desarrollo de esta estrategia.

Más allá del márketing

Habitualmente, las redes sociales de una empresa se enmarcan dentro del Departamento de Márketing. Es una buena idea expandir las redes a otros departamentos, como el de Relaciones Públicas o el de Recursos Humanos. Cada vez más gente busca empleo a través de las redes sociales, así que puede ser una buena vía para conseguir nuevos seguidores.

Usar listas

A la gente le encantan las listas. Muchos articulistas titulan sus post comenzando por "4 formas de...", "10 consejos para..", sobre todo, en el mundo anglosajón. En otro sentido, usar correctamente las listas de Twitter puede ser una forma de generar contenido que interese a nuestra audiencia, así como de conocerla mejor. La audiencia se puede segmentar para generar contenidos específicos para cada grupo.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción