• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

La mayor feria del mundo: las redes sociales

Posted by David Sanz Frías on 27-feb-2012 10:37:21

Podríamos imaginar las redes sociales como una gran feria sectorial sin una presencia física, sin estands ni azafatas... y sin fecha de clausura. En los pabellones de la red tenemos a las empresas que compiten con nosotros, pero también otras con las que podemos llegar a provechosos acuerdos. Y, sobre todo, tenemos a los visitantes, que pululan de un lado a otro, cotillean los puestos (unos con más prisa que otros, algunos sólo echan un vistazo, los de más allá te acribillan a preguntas). Pero, ¿van las empresas más pequeñas a las ferias del sector?

Si no acuden, seguramente sea por una cuestión económica. No pueden permitírselo. Hay que alquilar un espacio para montar el estand, contratar a gente para que atienda a los visitantes (o hacerlo uno mismo, con lo que se desatienden otros asuntos quizá más importantes), en fin, que no siempre compensa.

Las grandes marcas pueden permitirse un vistoso puesto, incluso, pueden reservar un espacio para conferencias o proyecciones de vídeo. Tienen medios de sobra para estar en las ferias y en las redes sociales. Pero una pequeña empresa se tiene que valorar detenidamente si merece la pena invertir para acudir a la feria.

La diferencia es el dinero. Las redes sociales permiten que las pequeñas empresas puedan competir (hasta un cierto punto) con las grandes multinacionales en la promoción de sus productos en la gran feria que es internet. Pero, aunque se lo pueden permitir económicamente, también corren más riesgo (como en cualquier otro proceso empresarial). En fin, pueden salir airosos, pero si se pegan el batacazo, pueden quedar K.O., noqueados, tirados en la lona para no levantarse jamás. Es un riesgo que obliga a que la entrada en una red social o, al menos, el riesgo económico y en tiempo de inversión, sea pensado cuidadosamente.

Por otra parte, ¿cómo saber por qué red social apostar? ¿Hay que estar en todas ellas? ¿También en las últimas en llegar, como Pinterest o Google Plus? ¿Es necesario tener presencia en Facebook? Aunque, en general, las redes sociales son una oportunidad para cualquier empresa y, en principio, siempre se obtendrán beneficios, no se puede generalizar. Cada empresa es un mundo. Y cada red social tiene su idiosincrasia. ¿Qué es lo que queremos conseguir? Contestando a esta pregunta quizá sepamos a qué red social dedicar nuestros esfuerzos.

La primera pregunta que debe hacerse el responsable de un pequeño negocio es si es realmente necesario entrar en las redes sociales. Todo el mundo está ahí, es verdad, pero precisamente por eso cabría preguntarse, ¿por qué van a entrar en mi página en vez de en otra? En otras palabras, si se decide emprender una campaña de promoción en los medios sociales, hay que tener claro por qué se ha tomado esa decisión y actuar en consecuencia, es decir, ocuparse de las redes sociales. Por abrir una Fanpage o una cuenta en Twitter no vamos a recibir cientos de visitas cada día. Hay que ofrecer algo que nos distinga del resto. Y, además, hay que hacerlo con una cierta constancia. Si no, los seguidores se alejarán tan rápido como  han venido. Si no te vas a ocupar de tus redes sociales, mejor no te molestes en estar.

Contenido y paciencia

En la práctica, lo anterior significa que hay que generar contenido y tener paciencia. Un público fiel, un buen público, no se consigue de la noche a la mañana. Hay que acumular contenidos, lanzando ofertas y también visitando sitios relacionados. Hay que ir dejando nuestra tarjeta de visita en los otros estands, presentarnos, con educación y sin tratar de cerrar el negocio del siglo cuando acabamos de conocer a nuestro interlocutor.

Conociendo el sector y escuchando a los clientes, no es difícil ver las claves del mercado, saber lo que quieren ahora y lo que demandarán en el futuro. También se puede conocer el tipo de cliente que nos visita, lo que nos permitirá ir aprendiendo y adaptando nuestros servicios a sus deseos. Pero, ojo, sin perder nuestra propia personalidad. En la feria más numerosa del mundo, hay que destacar: busca lo que te diferencia y muéstralo sin miedo.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción