• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

Social media en organizaciones sin ánimo de lucro

Posted by Fanquimista on 16-may-2012 9:29:08

No es lo mismo gestionar una empresa, cuyo objetivo (o, al menos, uno de ellos), es ganar dinero, que una organización sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es ofrecer un servicio a la sociedad sin lucrarse por ello. Sin embargo, a pesar de esta gran diferencia de su razón última para existir, comparten algunos puntos en común en la gestión de la organización. Algo similar ocurre con los medios sociales. No se gestionan de la misma forma, pero pueden tener algunos puntos en común. Es más: en muchas ocasiones, la falta de dinero o de recursos en las ONG de ayuda social se suplen con una mayor imaginación.

De hecho, parece que las organizaciones sin ánimo de lucro van un paso por delante en cuanto a una correcta y efectiva gestión del márketing social.Al menos, así lo señala un estudio de la Universidad de Massachusetts Darmouth, que afirma que, en 2009, el 97% de las principales organizaciones benéficas estaban usando alguna red social.

En definitiva, cualquier empresa puede aprender mucho de la forma en que gestionan las ONG sus redes sociales.

Ideo es una consultora de diseño que decidió abrir una sección para desarrollar proyectos sociales, Ideo.org. En la revista online Co.Exist han entrevistado a su directora ejecutiva, Jocelyn Wyatt, y a su director creativo, Patrice Martin.

Comprender a la comunidad

Saber a quiénes se quiere ayudar, qué hacen, qué los ocurre, cuáles son sus necesidades, es el primer e imprescindible requisito para que cualquier estrategia de márketing tenga éxito. Hay que aproximarse a los problemas a las realidades con absoluta humildad, sin ningún tipo de prejuicio anterior, como si no se supiera nada de ese asunto, de esa gente. Hay que intentar comprender los problemas que les aquejan, no desde la perspectiva propia, sino desde el lugar desde donde se encuentran los propios implicados. ¿Qué les motiva, por qué se comportan así...?

En otras palabras, no piensan en regalarles dinero. Se trata de conocer los problemas y tratar de resolverlos junto con la propia comunidad, que se debe implicar. Para, en un futuro, seguir funcionando sin la ayuda de la ONG o cualquier otra organización externa. En fin, el objetivo es que sean autosuficientes en ese campo o en el proyecto en el que se trabaja.

Medir el impacto de la acción

Se trata de medir el impacto que produce la campaña. Hay que invertir tiempo, dinero, esfuerzo, pero, sobre todo, el trabajo de personas que, a menudo, ni siquiera reciben una remuneración por ello. Así, si no existe un resultado tangible y claro, la decepción puede ser muy grande. Como los resultados económicos no son el objetivo, se deben conseguir aumentar el número de gente, de bienes o de servicios que suman para la causa.

No hay mayor recompensa que lograr cambiar la vida de algunas personas para mejor.

Trabajar con la gente adecuada

Esto vale, tanto para la propia gente, como para patrocinadores o la comunidad a la que se quiere ayudar. Hay que ser realista, ante la falta de un incentivo económico, la motivación tiene que ser más fuerte, el convencimiento de que se quiere ayudar no puede tener fisuras. También es cierto, que con una correcta motivación basada en las ideas y en el trabajo bien hecho, se puede conseguir todo lo que un grupo se proponga.

Todos los implicados deben conocer los riesgos que existen, pero también, y sobre todo,  las oportunidades que hay. No esconder ningún as en la manga. Todo tiene que estar claro y expuesto desde el primer momento. Las personas u organizaciones que ayudan en los proyecto deben estar plenamente convencidas y, para ello, no hay otra fórmula que dar toda la información. Si todos los implicados trabajan juntos, no hay una comunidad más cohesionada que la de una organización sin ánimo de lucro.

 

 

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción