• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

Buscador de contactos para redes sociales basado en el comportamiento de las hormigas

Posted by Fanquimista on 12-jun-2012 12:35:17

La Teoría de los Seis Grados de Separación afirma que una persona puede conectarse con cualquier otra del mundo a través de sus conocidos en tan sólo cinco pasos. A cualquiera de los casi 7.000 millones de habitantes del planeta. Cualquier red social aspira a aumentar su número de usuarios. Siguiendo esta teoría, cualquier red social tiene una audiencia potencial de... todo el mundo. (Al menos, todo el que tenga acceso a internet.)

Esta teoría no es nueva, no ha sido ideada por la explosión de las redes sociales. Ni siquiera en la época en que comenzó a funcionar internet. Fue mucho antes, en 1930, cuando el escritor húngaro Frigyes Kerinthy escribió un cuento titulado Chains (Cadenas). En realidad, la teoría se basa en un concepto matemático: el número de enlaces de una cadena crece exponencialmente a medida que se pasa a otro elemento. En el quinto salto de la cadena, se puede conectar con 10.000 millones de personas. Pero es que en el sexto, se llega al billón de personas.

Estudio de Microsoft

La empresa Microsoft, ya en el siglo XXI y aprovechando el poder de internet, se propuso comprobar esta teoría. El cálculo era erróneo, pero por poco: de media, dos personas cualesquiera de este planeta están conectadas por 6,6 grados de separación. Microsoft analizó conversaciones en el Messenger para comprobar la teoría en 2006. Por supuesto, depende de la persona: se puede ser más o menos sociable o, en otras palabras, se pueden tener más o menos contactos, amigos, familiares...

Éste es el poder de las redes sociales. Y éste es el potencial de promoción que tienen las empresas: llegar a cualquier persona en seis pasos. Da vértigo. Buena parte del éxito de una red social se deberá, por tanto, a su poder de expansión a través de los contactos de los propios usuarios. O, dicho de otra forma, a hacer buenas recomendaciones de "personas que tal vez conozcas".

Es en este campo en el que ha estado trabajando un equipo de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M). Se trataba de localizar la cadena de referencia que lleva de una persona a otra (de un nodo a otro). La red es enorme (todo el mundo: 7.000 millones de personas y subiendo). La respuesta tiene que ser rápida, casi instantánea.

Los investigadores de la UC3M se han inspirado en la naturaleza para desarrollar un algoritmo: han analizado el comportamiento de las hormigas, una especie con una organización matemática de sus comunidades. El algoritmo  SoSACO acelera la búsqueda de caminos entre dos elementos de una red social.

SoSACO se inspira en el comportamiento de las hormigas, un comportamiento perfeccionado durante siglos de evolución natural. Estos insectos son capaces de recorrer el camino entre el hormiguero y la fuente de alimento, mediante la deposición y seguimiento de un rastro químico de feromonas depositado en el suelo. Con este método, encuentran la fuente de alimento de forma mucho más rápida.

Los resultados de la investigación, realizada por Jessica Rivero para su tesis doctoral, han sido publicados en la revista Applied Intelligence. Los primeros resultados demuestran que la aplicación del algoritmo en las redes sociales consigue obtener una respuesta óptima en decenas de milisegundos, según indica la propia autora de la investigación.

GPS, juegos online

Pero las redes sociales no son el único campo en el que se puede aplicar este algoritmo. También se puede usar para mejorar la localización de la ruta en los sistemas GPS, para juegos online, para planificar el reparto de mercancías, para saber si dos palabras guardan algún tipo de relación... Aunque, también, para conocer con más exactitud las afinidades que tengan en común dos usuarios de Facebook o Twitter.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción