• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

Narcotráfico mexicano en las redes sociales

Posted by Fanquimista on 19-jun-2012 11:30:20

Las redes sociales son un medio. Cada persona, cada organización, las utiliza para un fin, para su propio provecho. La mayoría de los usuarios, a nivel personal, usa las redes sociales para estar en contacto con amigos y familiares, y también para mantener contactos profesionales. Las marcas, para promocionar sus productos y estar en contacto con los clientes.

En México, descubrimos una especial y terrorífica (por lo que significa) forma de usar los medios sociales: para combatir el narcotráfico, por un lado, y para reclutar jóvenes que ingresen en los cárteles de la droga, por otro. La guerra del narco también se desarrolla en Facebook. Desde esta página de la red social se pueden denunciar casos y subir noticias sobre el tema. De momento, la página tiene más de 3.000 seguidores. También se pueden seguir las noticias sobre el narcotráfico en su cuenta de Twitter o en su web (curiosamente, se han contabilizado casi 19.000 "Me gusta" en esta web). En Twitter cuenta con 800 seguidores. Esta cuenta no sigue a nadie. Quizá por independencia, quizá por seguridad. Es una cuenta fundamentalmente informativa. No servirá para acabar con el mayor problema al que se enfrenta México, pero sí servirá para que nadie se olvide de él.

En la web, además, se facilitan los datos para denunciar, bien por teléfono, bien por correo electrónico, y tanto desde México como desde el extranjero. También informa de quiénes son los capos de los grupos de contrabando y hay una lista de los cárteles más conocidos.

En esta guerra, pues, las fuerzas de seguridad del Estado no pueden dejar a un lado las redes sociales. Así, la DEA (Drug Enforcement Administration, la agencia antidroga estadounidense) ha pedido la colaboración de la Policía mexicana para localizar los perfiles de Facebook que abren los jóvenes que ingresan en las bandas. Lo hacen en localidades fronterizas como Ciudad Juárez, Chihuahua o El Paso.

Porque los narcos también usan las redes sociales en su provecho. No sólo para reclutar a jóvenes (que, en la mayoría de los casos, no tienen perspectivas de un futuro mejor y eligen el dinero fácil, aun a costa de delinquir) para que realicen las acciones más expuestas y peligrosas, como servir como "mulas" (los que llevan la droga de un país a otro), sino también, con la ayuda de expertos informáticos, localizar a personas a las que se pueda extorsionar o secuestrar.

Una guerra a ambos lados de la frontera

El reclutamiento de jóvenes se hace a ambos lados de la frontera: en México y en Estados Unidos. En este último país, los cárteles usan internet para buscar a jóvenes de entre 14 y 20 años. La oferta es la misma en cualquier país: dinero fácil con poco esfuerzo.

En la guerra contra el narcotráfico, pocos dan la cara. En la actual campaña para la Presidencia de México, los candidatos obvian el tema o lo comentan muy por encima. Cualquier periodista se arriesga a ser asesinado si destapa alguna conexión entre los narcos y la Policía o el Ejército, o si se atreve a denunciar las actividades delictivas de los grupos criminales. Quizá internet y las redes sociales, siempre que se respete totalmente el anonimato (hace unas semanas, apareció el cuerpo decapitado de un hombre en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo; al lado,  un mensaje: "me pasó esto por no entender que no debo reportar en las redes sociales"), sean una buena vía para este tipo de denuncias. Pero, sobre todo, servirán para que nadie se olvide de, quizá, el mayor problema de México en la actualidad.

Las redes sociales son un reflejo de la realidad. Si, en México, la realidad está manchada por las mafias de la droga, en sus redes sociales ocurre algo parecido. Narcos, policías, ejército, víctimas o meros espectadores, todos tienen cabida en los medios sociales y cada uno de ellos los usa como le conviene. O le dejan.

Antes, se usaban las narcomantas, mensajes escritos en sábanas y colgados de puentes u otros lugares muy visibles. Ahora se usan mensajes en las redes sociales. Ha cambiado la vía de comunicación. Lo que no ha cambiado son las balaceras.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción