• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

El poder de las redes sociales en la protección del planeta

Posted by Fanquimista on 25-jun-2012 10:05:16

Las redes sociales son un medio de comunicación y, por tanto, un modo de influenciar en la vida pública, nunca antes visto. Los Social Media son medios universales en los dos sentidos: el mensaje puede llegar a todo el planeta (y, además, casi instantáneamente), pero también permiten que cualquier persona o institución pueda transmitir un mensaje al mundo.

Las empresas se pueden aprovechar del poder de estos nuevos medios, pero también las personas y las organizaciones. Greenpeace es uno de los grupos ambientalistas más activos de la red y ya ha lanzado con éxito varias campañas pidiendo la ayuda de las personas preocupadas por el medio ambiente. A través de los medios sociales, se reclama a algunas empresas una política más respetuosa con el planeta con una acción tan simple como mandar un correo electrónico o hablar de ello en Twitter o en Facebook. Cuando esos correos de gente anónima se convierten en decenas de miles o, en algunos casos, millones, la empresa comienza a plantearse un cambio. El poder de las redes sociales. El poder de la masa anónima y activa.

Una de las últimas campañas de Greenpeace se ha dirigido contra la multinacional estadounidense de comida rápida Kentucky Fried Chicken por usar papel procedente de la tala de selvas tropicales en Indonesia, país en el que hay un grave problema de deforestación. No es la primera empresa a la que se han dirigido las presiones de Greenpeace y sus simpatizantes. Como parte de la campaña, en este caso, en el mundo real, activistas de la organización colgaron una pancarta gigante en la sede central de KFC en la ciudad de Louisville, en Estados Unidos. También en otros países realizaron acciones de protesta en la calle. En Madrid, por ejemplo, fueron a la puerta de uno de los restaurantes e invitaron a los transeúntes a participar en un juego, como se puede ver en este vídeo (que también se distribuyó por internet, claro).

Las acciones de la empresa que proporciona el papel a KFC cayeron un 12% en los días siguientes al comienzo de la campaña. Un análisis de las redes sociales demostró que las palabras que más se asociaban con la empresa después del inicio de la campaña eran Indonesia, destrozar, bosque, selva tropical o reclamar. La gente, anónimamente, exigía que KFC no contribuyera a la deforestación y las redes sociales permitían que se escuchara su voz.

Según este artículo de Social Media Today, YUM! (la empresa que surte de papel a KFC) tuvo que hacer frente en las redes sociales a los comentarios críticos de los internautas: casi un 34% de las conversaciones tuvo lugar en Facebook, y otro 34%, en Twitter y blogs, respectivamente. Un 29% de los comentarios procedían del Reino Unido y un 14% de Estados Unidos. En esta país, la mayoría de comentarios provenían de California y Nueva York.

Redes sociales: un camino de ida y vuelta

La credibilidad de las grandes empresas como KFC se tambalea. Una campaña lanzada por una ONG que consiga un apoyo masivo del público, puede cambiar la política de esa empresa. Las marcas tienen un gran aliado en las redes sociales, pero éstas también se pueden volver en su contra. En definitiva, lo importante es que la empresa sea social y medioambientalmente responsable. Cada vez es más difícil engañar al consumidor.

Por otra parte, si la campaña de protesta tiene suficiente éxito, de los medios sociales pasa a los medios tradicionales, y la población que no accede a internet también acaba por enterarse de las malas prácticas corporativas. Y, lo peor no son esas acciones irresponsables con el planeta. Lo peor es la mentira. KFC del Reino Unido afirmaba que sus envases para piezas de pollo frito es "100% sostenible y reciclado". Esto es lo que ha sublevado a más de un periodista: la mentira no se perdona.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción