• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

Las redes sociales de la empresa no se pueden ir de vacaciones

Posted by Fanquimista on 10-jul-2013 15:34:48

Empieza el verano, los termómetros marcan más de 40 ºC y muchas empresas bajan el ritmo de actividad. Algunas, cierran todo el mes de agosto. Otras, quince días o una semana. Pero, ¿pueden estar desatendidas tanto tiempo las redes sociales de esas empresas? ¿Qué harán los usuarios que quieran recibir un servicio al cliente a través de Facebook o Twitter?, ¿esperar a septiembre?  ¿Y los lectores del blog: se sentirán desatendidos y buscarán otras fuentes de información?

Desde luego, hay una tarea ineludible: atender a los seguidores. En primer lugar, informando de manera clara y exacta qué días estará el negocio cerrado, si cambia el horario a causa del verano o si cierra algunas de las sedes; en fin, cualquier cambio estacional que los clientes deban conocer. Toda esta información debe estar disponible y bien visible en las redes sociales: en el apartado "Información" de Facebook y Google Plus o en la biografía de Twitter.

Hay empresas que ofrecen un servicio de resolución de dudas al cliente. Evidentemente, este servicio no puede permanecer cerrado en verano. Quizá se pueda reducir el personal que se encarga de ello o (malas noticias para los responsables de comunidad) los Community Manager tendrán que estar pendientes desde su lugar de vacaciones de las incidencias que puedan aparecer. La tecnología móvil permite estar siempre conectado, para lo bueno y para lo malo. En caso de que surja algún asunto importante o urgente que no se pueda resolver desde el lugar de vacaciones, siempre habrá que contestar cuándo nos ocuparemos de ello y dejar bien claro al usuario que será la primera tarea que se abordará al volver a la oficina.

¿Seguir publicando en el blog?

Otro asunto bien distinto es la creación de contenidos, ya sea desde el blog o desde enlaces, fotografías o vídeos a través de las redes sociales. Cada empresa debe valorar si es necesario seguir con el mismo ritmo de publicación o si conviene reducirlo en verano (ya que los lectores también disminuyen) o, incluso, si es el caso, parar por completo la actividad. Depende, sobre todo, del perfil de los seguidores y de la actividad de la empresa (puede ocurrir, claro, que no sólo no haya que reducir el contenido, sino que haya que aumentarlo; en sectores como viajes, hostelería, alquiler de coches, asistencia en carretera...). Algunos pequeños negocios locales sí pueden permitirse el lujo no subir contenidos durante el mes de agosto. Pero, en septiembre, tendrán que volver con fuerzas renovadas e ideas frescas para recuperar a los lectores habituales y tratar de atrapar a nuevos usuarios. La última entrada del blog debe avisar de ese parón estival.

En este sentido, el periodo veraniego puede servir para diseñar un nuevo estilo o buscar temáticas innovadoras o temas alternativos. En otras palabras, el verano, como disminuye la actividad en las redes sociales, se puede aprovechar para experimentar con contenidos o cambiar el diseño de la web o el blog. También se puede aprovechar para comenzar a probar nuevas plataformas sociales.

Tus fans sí se han ido a la playa

En cualquier caso, siempre es una buena idea no perder el hilo de contacto con los seguidores. Se puede optar por reducir la cantidad de contenido publicado, programando entradas o dividiendo el trabajo. Otra interesante opción es invitar a escribir a otros blogueros del sector o a expertos en la materia. En este caso, es preferible que manden los textos antes del periodo vacacional por si hay que editarlos y para saber con qué cantidad de material se cuenta.

También hay que pensar que la audiencia ha cambiado los hábitos del día a día por unas semanas o meses y que quizá prefiera otro tipo de contenidos, tal vez más refrescantes, más divertidos, para leer en la playa, útiles en el lugar de veraneo... Piensa que tu audiencia está de vacaciones y escribe pensando que van a leerte (o ver los vídeos y fotos) desde ese lugar. Por ejemplo, se puede lanzar un concurso para que los usuarios manden fotos de sus vacaciones. En resumen, hay que adaptarse al periodo vacacional.

¡Felices vacaciones! Nosotros seguiremos publicando en agosto.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción