• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

Un documental que demuestra cómo marcas y famosos compran fans en las redes sociales

Posted by David Sanz Frías on 26-ago-2013 13:08:30

Celebs-Brands-Fake-Fans

Un documental titulado Celebs, Brands and Fake Fans y emitido por el canal británico Channel 4 ha revolucionado el sector del márketing social. En realidad, era algo que ya se sabía, pero nunca se había demostrado con tanta claridad: en tan sólo un día y por una determinada cantidad de dinero cualquier marca o persona puede conseguir decenas de miles de seguidores en Facebook, Twitter y otras redes sociales.

El debate está servido. ¿Cuántos de los millones de seguidores de Justin Beaber o Lady Gaga son reales y cuántos falsos? ¿Puede una agencia de publicidad comprar miles de fans para Facebook con el objetivo de demostrar que la campaña de márketing ideada para una marca ha sido un éxito?

En pocas palabras, ¿nos podemos fiar de los datos del número de seguidores en las redes sociales y de la importancia de la promoción en los medios sociales?

Comprar seguidores es fácil. Pero conseguir que comenten, participen y, en definitiva, crear una comunidad alrededor de una marca no es tan sencillo. No es algo que se pueda lograr en unas pocas semanas. Quizá parte de culpa la tengan los propios responsables de las campañas de márketing en los medios sociales, que no explican a sus clientes que los resultados se consiguen a largo plazo. La paciencia debería ser la principal virtud de un community manager... y de la empresa que lo contrata.

Volviendo al documental Celebs, Brands and Fake Fans, lo que hizo su director, Chris Morris, fue crear una grupo de música pop, compuesto por cuatro chicos desconocidos y que ni siquiera tenían especiales dotes para el canto. En tan sólo un día, forma la banda, se inventan un nombre (Wrong Direction), componen una canción (letra y música), graban un vídeo promocional y crea perfiles en las principales redes sociales. Como no podía ser de otra forma, en un principio, no consigue ni un solo fan. Nadie les conoce, nunca han salido en la televisión, ni en la radio, ni siquiera han dado ningún concierto en directo.

Lo que muestra el documental, a partir de entonces, es cómo en un día la banda recién creada tiene casi cien mil visitas en el vídeo colgado en YouTube, más de 6.000 fans en Facebook y más de 40.000 seguidores en Twitter. No está nada mal para una creación y promoción que ha llevado apenas 24 horas.

El documental investiga (y aquí viene, quizá, la parte más interesante) de dónde provienen tantos fans: de Bangladesh. Hay personas en dicho país que pueden tener más de mil perfiles en Facebook para venderlos al mejor postor. En una oficina de la ciudad de Dhaka, hay tres turnos rotativos de empleados cuyo trabajo consiste en gestionar cuentas falsas. Pero no hay que irse tan lejos. En la ciudad inglesa de Sheffield hay una empresa que hace exactamente lo mismo.

Otras empresas se dedican a retuitear las bondades de un producto en concreto. ¿Por qué recurrir a estas prácticas poco éticas si existen los tuits promocionados? La gente se deja convencer más fácilmente si no sabe que es publicidad, si cree que es un usuario normal y corriente, como él mismo.

Facebook ha comentado que este tipo de prácticas no beneficia a las marcas y va en contra de las normas de la red social. Facebook analiza y controla los datos y si descubren "Me gusta" o perfiles falsos bloquean a esos usuarios.

En definitiva, son atajos para convencer al público que pueden hacer mucho daño a la marca. Lo que no perdonan los usuarios son las mentiras. Más vale una campaña original, de la que todo el mundo hable por la razón que sea, y una estrategia que piense en el largo plazo. Una forma de promoción lenta pero segura.

Y para que no os quedéis con la duda de cómo era la banda, aquí está el vídeo:

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción