• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

Lo que tus hábitos en redes sociales dicen de ti (y de tu empresa)

Posted by David Sanz Frías on 06-oct-2014 16:36:08

¿Crees que sólo por la actualización del estado en Facebook se puede saber la edad, el sexo y la personalidad del usuario? Un estudio de la Universidad de Pensilvania asegura que sí es posible. Ojo con lo que publicas en redes sociales porque revelan de ti más de lo que tú piensas.

Parece inquietante, pero, en realidad, sólo significa que los seres humanos somos previsibles y que nuestra forma de hablar (y de escribir) viene determinada por el nivel cultural, el lugar donde vivimos y nos hemos criado, la generación a la que pertenecemos y otros factores.

Las redes sociales permiten a las personas contar su vida prácticamente en directo: fotografías de lo comen en Instagram, sus opiniones en Twitter, su sentimientos y cambios de ánimo en Facebook... No hay nada de malo en ello. Pero hay que tener en cuenta que es información que, en muchos casos, puede ver todo el mundo y que, mediante un análisis riguroso y profesional, se pueden sacar muchas conclusiones respecto a esa persona. Y, del mismo modo, se pueden tener una impresión de lo que transmite una marca en redes sociales por su comportamiento en los medios sociales. Personas y empresas no son tan diferentes, ya que éstas son gestionadas por aquéllas.

Egocentrismo

Muchas personas usan las redes sociales para proyectar una imagen de sí mismos que, además, puede no ser la verdadera. Ocurre especialmente en Facebook e Instagram. Este tipo de usuarios sólo hablan de lo que les ocurre y muestran imágenes muy favorecedoras de ellos mismos. En Instagram, hay un peligroso culto al cuerpo perfecto, entendiendo por perfecto el de las modelos o las personas que practican fitness.

Algunas empresas pecan de algo parecido: sólo publican contenido relacionado con ellas y su actividad: sus productos, sus ventajas, imágenes de sus instalaciones y empleados. Son cuentas aburridas que no consiguen que los seguidores interactúen y, de hecho, muchos huyen espantados.

Malos conversadores

Todos conocemos a algún amigo que habla una y otra vez sobre un mismo tema sin percatarse de que a ninguna de las personas que tiene alrededor le interesa. En el ámbito privado, se puede disculpar un comportamiento así. Al fin y al cabo, las redes sociales son un espacio personal del usuario y puede hacer con ese espacio lo que le venga en gana. Puede servirle, por ejemplo, para descargarse después de un mal día, a modo de confesor o psicólogo.

Pero una marca no puede permitirse ese lujo. Si los contenidos que publica no interesan a nadie (no consigue ningún "Me gusta", nadie contesta, nadie comenta, en definitiva, no hay interacción) significa que algo no va bien. Seguramente se están tratando asuntos de muy poco interés para la audiencia. En este caso, hay que escuchar, e incluso preguntar, para averiguar qué temas les parecen de interés a los seguidores.

Seguir las tendencias sin ningún sentido

seguir la moda

Hay personas que, en cuanto aparece una nueva red social, se apuntan a ella sin pensárselo dos veces. Ocurre, sobre todo, cuando, para acceder a la nueva red social, se necesita una invitación. Es una actitud que, en el fondo, viene a decir: "Yo he conseguido entrar en esta red a la que no todo el mundo puede acceder". Pero, la mayoría de las veces, la red acaba abriéndose a todos los usuarios, lo que convierte en absurda esa actitud.

Algunas empresas abren cuenta en todas las redes sociales "porque está de moda". No es algo negativo por sí solo, pero sí lo es cuando, tras un periodo inicial, se dejan abandonadas. Tener una cuenta corporativa en una red social sin ningún tipo de contenido da una muy mala imagen de la empresa.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción