• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

¿Pueden sustituir las redes sociales a la página web de la empresa?

Posted by David Sanz Frías on 18-dic-2014 18:30:15

Las redes sociales son gratis y las pequeñas empresas de nueva creación tratan de ajustar los costes. Por ello, la mayoría renuncian a tener una web corporativa. Incluso en el caso de empresas con varios años de recorrido, sus responsables se preguntan si merece la pena seguir pagando una web si se pueden obtener casi los mismos servicios con una presencia eficiente en redes sociales. ¿Se puede sustituir con Google Plus y Twitter todo lo que puede ofrecer una web? En algunos casos, sí. Pero el asunto es más complejo de lo que parece.

Redes sociales

Cualquier persona o empresa puede crear una cuenta en las principales redes sociales de forma gratuita. Si se cuenta con fotografías de calidad y los datos principales del negocio, un Community Manager puede tener preparadas las cuentas de un negocio en poco menos de una hora. Es la forma más sencilla y rápida de estar en contacto con los clientes y ofrecer información útil de la empresa: horarios, datos sobre los productos y servicios que se ofrecen, ubicación de la tienda, teléfonos y correo electrónico de contacto, etc.

Pero, aparte de la información básica sobre la empresa, las redes sociales sirven para interactuar con la audiencia, crear una conversación sobre la marca y su sector y para posicionarse en los buscadores de internet. En una palabra, para promocionarse. Los medios sociales ofrecen las siguientes ventajas para una empresa:

  • Sencillas, dinámicas y gratuitas. Se configuran en poco tiempo, son fáciles de usar y, salvo poquísimas excepciones, son gratuitas.
  • Libertad. Para probar varias, cambiar a otra en caso de que la elegida no esté dando los resultados esperados, o, en último caso, cerrar todas las cuentas y dejar de tener presencia en los medios sociales.
  • Globales. En una economía globalizada, las redes sociales permiten dirigirse a todas las personas del planeta, sin importar en qué país vivan, su condición social o económica o sus gustos (al menos, a cualquiera que esté tecnológicamente conectado). La única barrera puede ser la idiomática. De ahí la importancia de las imágenes, un lenguaje universal.
  • Conexión con el público. Las redes sociales son más humanas que las páginas web e incitan a que las personas interactúen con la empresa. Fomentan la relación entre cliente y marca.
  • Imagen de marca. Con una buena estrategia y diseño en redes sociales, la imagen de marca sale reforazada. El público conoce el valor de la compañía, sus compromisos (con los clientes, con la sociedad a través de la RSC...), sus objetivos; en fin, su personalidad. Una personalidad clara y diferente al resto atrae a clientes fieles.

Pero no todos son ventajas:

  • Diseño limitado. Aunque los principales medios sociales se esfuerzan cada vez más en ofrecer nuevas posibilidades a los usuarios, el diseño tiene un límite. El esquema general no se puede cambiar.
  • Discusión pública. Esto no tiene que ser una desventaja. En realidad, tiene que tomarse como una oportunidad. Pero la marca debe tener en cuenta que las redes sociales son un foro abierto y las críticas pueden aparecer. Es muy importante saber cómo enfrentarse a ellas.
  • Análisis y estadísticas limitadas. En este asunto, las redes sociales también se están poniendo las pilas, ya que saben que las marcas necesitan datos fiables y precisos. Pero, con todo, siguen siendo ellas las que eligen qué datos compartir.
  • No pertenece a la marca. La cuenta, sí, pero no la red social. Son sus reglas. Esto vale, por ejemplo, para los concursos. Hay que ceñirse a las normas de cada red social.

Página web

Entonces, ¿para qué tener una web con todo lo que ofrecen las redes sociales y, encima, gratis? Lo ideal es tener también una página web y que se complementen mutuamente. Es indispensable, por ejemplo, ubicar iconos con enlaces a las redes sociales en la web y el blog corporativos.

Pero, ¿qué ofrece una web?

  • Credibilidad. Los consumidores confían más en una empresa si ofrece una página web propia.
  • Control total. En diseño y contenidos. Incluso las plantillas de los servicios gratuitos de creación de páginas ofrecen una amplia libertad.
  • Reducción de costes. Es cierto que una web cuesta dinero (no mucho, por otra parte), pero, si se ofrecen ciertos servicios de modo eficiente, se puede ahorrar por otro lado.
  • Servicio al cliente 24/7.  La tienda física puede estar cerrada, pero la web siempre estará disponible.

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción