• abrazo - copia
     

    El blog de los fanquimistas

     
     

Vídeo márketing en 5 pasos

Posted by David Sanz Frías on 07-abr-2015 16:30:11

Si tenemos en cuenta que YouTube es el segundo buscador más utilizado en la red y que Facebook, la red social con más usuarios, está facilitando la subida y distribución de vídeos con una aplicación propia, ninguna marca debería dejar de lado el vídeo márketing para mantener una relación especial con sus clientes y promocionar sus productos en los medios sociales. Os damos algunos consejos para que este tipo de márketing tenga éxito.

La regla de los ocho segundos

Un usuario tipo se comporta de la siguiente forma cuando entra en YouTube o ve un vídeo en su muro de Facebook:

  • Lee el título y echa un vistazo rápido a la imagen congelada de la imagen.
  • En caso de estar interesado, pulsa Play.
  • Si en los primeros segundos, lo que parece en el vídeo no le ha atrapado, no le interesa, busca contenido más interesante.

Según las estadísticas, ocho segundos es lo que aguanta el internauta antes de pasar a otra cosa. Por tanto, el creador del vídeo tiene que presentar el asunto, lo que se va a ver después, en ese tiempo; o bien crear una gran expectativa de que algo divertido, original o muy novedoso espera al espectador. Y, luego, claro, cumplirla.

No importa la calidad del vídeo, no importa que haya sido rodado por Spike Jonze o que siga las directrices de la estrategia del plan de márketing de la empresa al pie de la letra: si no enganchas al espectador en los primeros ocho segundos, dalo por perdido.

Ve directo al asunto

Esta regla es un complemento de la anterior. Salvo que sea un vídeo muy especial, en esos primeros ocho segundos el espectador quiere saber de qué trata el vídeo o ver a su protagonista (en caso de que sea una persona). En otras palabras, no mostrar el asunto del vídeo en los primeros momentos es muy arriesgado.

Centra la persona en el cuadro, desenfoca el resto, ilumina tu producto para que el ojo del espectador mire ahí automáticamente. Hablamos de vídeo márketing, no de vídeo-arte. Muestra lo que quieres promocionar o vender sin complejos.

Los espectadores quieren ver a otras personas, ni logos, ni lemas, ni gráficos. Lo mejor es, pues, mostrar a una persona y, así, humanizar tu marca. El logo de tu empresa, como mucho, al final.

Piensa que la audicencia es fiel y ya te conoce

Esta idea es extraña, pero funciona. Al idear y crear el vídeo, debes pensar que los espectadores ya te conocen, que no te tienes que presentar. Dirígete a ellos como si no fuera la primera vez que os encontráis, como si fuerais viejos conocidos.

Más aún: trata a la audiencia como alguien que va a ser fiel a tu producto y a tu marca. Si actúas así, lo serán.

La cámara es una persona

A mucha gente, la cámara le da respeto. Cuando se sitúan frente a un objetivo, llegan los nervios y se pierde la naturalidad. Para perder ese miedo, hay que pensar que la cámara es una persona. No es fácil, pero, con un poco de entrenamiento se puede conseguir. Cuando hablas sobre tu producto con una persona cara a cara, lo haces de forma natural. Hazlo igual frente a la cámara. Tal vez te sientas más cómodo sin guión. Simplemente, improvisa. ¡Pruébalo! Ganarás en naturalidad, algo que el público aprecia mucho.

Cuida el final

Si el final de una película es bueno (lo que para muchos significa un final feliz), el espectador sale de la sala de cine satisfecho. Reserva los últimos segundos del vídeo para hacer feliz al espectador y proponerle algo. Si has hecho bien tu trabajo hasta ahora (si has vendido tu producto o presentado tu marca de una forma atractiva) es el momento de hacer una llamada a la acción: que te sigan en redes, que compren, que visiten el local, que hablen de tu negocio a sus amigos...

Subscríbete a nuestro blog

Nuevo llamado a la acción